Niveles

Los cursos están divididos en seis niveles organizados en tres partes según el grado de competencia lingüística: básico (A1-A2), intermedio (B1-B2) y avanzado (C1-C2).

Básico

El principal objetivo de esta fase de aprendizaje es que el alumno vaya iniciándose en el conocimiento de la lengua italiana. Se introducirán además aquellos aspectos culturales relativos a la vida privada de los italianos que motiven el interés del alumno y que ayuden a comprender diferencias de costumbre y comportamiento social.

A1: El estudiante comprende y usa expresiones de uso cotidiano y frases básicas adecuadas para satisfacer necesidades de tipo concreto. Sabe presentarse y sabe presentar a los demás; es capaz de hacer preguntas y contestar sobre detalles personales (por ejemplo dónde vive, las personas que conoce y las cosas que posee). Interactúa de forma simple siempre que la otra persona hable lenta y claramente y esté dispuesta a colaborar en la conversación.

A2: El estudiante comprende frases y expresiones usadas frecuentemente relacionadas con ámbitos de inmediata relevancia (por ejemplo, informaciones personales y familiares básicas, hacer la compra, la geografía local, el trabajo). Puede comunicarse en actividades simples y de rutina que requieren un simple intercambio de informaciones sobre argumentos familiares y comunes. Sabe describir en términos simples aspectos de su carrera formativa y profesional, de su familia, así como del ambiente que le rodea y sabe expresar necesidades inmediatas.

Intermedio

En esta fase del aprendizaje se refuerzan los contenidos de los anteriores niveles y se van ampliando los conocimientos gramaticales, léxicos y estructurales del idioma. El estudiante tendrá más conciencia de las características culturales italianas abarcando diferentes ámbitos de dificultad media.

B1: El estudiante comprende los puntos clave de argumentos familiares que conciernen la escuela, el tiempo libre, etc. Sabe moverse con desenvoltura en situaciones que pueden ocurrir durante un viaje a Italia. Es capaz de producir un texto simple relacionado con argumentos familiares o de interés personal. Es capaz de describir experiencias y sucesos, sueños, esperanzas y ambiciones, y explicar brevemente las razones de sus opiniones y de sus planes futuros.

B2: El estudiante comprende las ideas principales de textos complejos sobre argumentos concretos y abstractos, incluidas las discusiones técnicas en su área de especialización. Es capaz de comunicarse con soltura y espontaneidad, lo que hace posible una interacción regular con los hablantes nativos sin esfuerzo alguno para el interlocutor. Sabe producir un texto claro y detallado en una amplia gama de argumentos y sabe explicar su punto de vista sobre un argumento, proporcionando los pros y contras de las diferentes opciones.

Avanzado

La fase avanzada del aprendizaje está pensada para reforzar los contenidos de los niveles anteriores e introducir nuevos de dificultad alta. El estudiante tendrá la capacidad de desenvolverse en situaciones de vida cotidiana, familiar, laborable y, con un nivel C2, también técnico-sectorial.

C1: El estudiante comprende una amplia gama de textos complejos y largos, y sabe reconocer en ellos el significado implícito. Se expresa con soltura y naturalidad. Usa el idioma de forma flexible y eficaz para fines sociales, profesionales y académicos. Consigue producir textos claros, bien construidos, detallados, sobre argumentos complejos, mostrando un seguro control de la estructura textual, de los conectores y de los elementos de cohesión.

C2: El estudiante comprende con facilidad prácticamente todo lo que oye y lee. Sabe resumir informaciones provenientes de diferentes fuentes tanto habladas como escritas, reorganizando los argumentos en una presentación coherente. Sabe expresarse espontáneamente, de forma muy fluida y precisa, distinguiendo los más sutiles matices de significado en situaciones complejas.